Un Ciego con una Pistola

Ya conoces la novela, es un guiño, y sabrás por eso que este es un blog pretencioso sobre el libro y su mundo. Si quieres comentar algo, adelante, si quieres enviarme tu libro, mucho mejor: daré cumplida cuenta.

Cumplir años es un ejercicio

hay que desarrollar primero los músculos de la paciencia, y los de las manos en tanto llega la posibilidad de hacer un dúo; luego los de la resignación o la paz de espíritu. Entre medias, muchas veces, se tonifican los faciales propios de la risa y el contento, es mi caso estos días, en que además de ropa me han caído libros, bellos libros que os enumero (la envidia también tiene su cabida en el desarrollo vital).

Mis compañeras y compañeros de trabajo han tenido a bien (bajo claras amenazas) regalarme Vida de un piojo llamado Matías de Fernando Aramburu en Tusquets. Libro ilustrado y detallista, de historia sencilla para echarse unas risas. También en Tusquets Mondo y otras historias, del Nobel de Literatura (y kilométrico nombre) Jean-Marie-Gustave Le Clézio, a quien no he leído. No sé si me gustará pero la fotografía de portada es, permítaseme el horterismo, preciosa. Algo que se perderá con el libro electrónico que, si bien no acabará con los libros en papel  (Eco y Carrière dixerunt), es claro que sí lo hará con algunos.

Para redondear, tuve que pararme a respirar, Alma minha gentil: antología general de la poesía portuguesa al cargo de Carlos Clementson, en Eneida. Lo de esta editorial es un poco sorprendente: no hay rastro en Internet. Lo cual es pena, vista la calidad de la edición (a la que le habría ido bien un índice de primeros versos). Mil doscientas veintiocho páginas con texto en portugués y castellano, un contundente prólogo y breves estudios particulares de cada autor y época para mejor tocar la piel de Portugal. Es gran lujo.

Alma minha gentil, que te partiste              

tâo cedo desta vida descontente,

repousa lá, no Céu eternamente

e viva eu cá, na terra sempre tristre.

Se lá no assento etéreo, onde subiste,

memória desta vida se consente,

nâo te esqueças daquele amor ardente

que já nos olhos meus tâo puro viste.

Etcétera

Luís de Camôes

Y por si esto fuera poco, mi señora madre me entregó el tesoro de la Metafísica de Aristóteles en edición trilingüe (útil y precisa) de Valentín García Yebra (Gredos) y de Pierre Aubenque: El problema del ser en Aristóteles (traducción de Vidal Peña), Escolar y Mayo Editores. Un ejercicio de claridad y racionalismo pocas veces leído, hasta la fecha. Tal vez la mano de Vidal Peña haya contribuido no poco a la elegancia de este monumento.

Lecturas de verano, en fin, y para el año entero. El que queda para volver a cumplir, esperemos que bien.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: