Un Ciego con una Pistola

Ya conoces la novela, es un guiño, y sabrás por eso que este es un blog pretencioso sobre el libro y su mundo. Si quieres comentar algo, adelante, si quieres enviarme tu libro, mucho mejor: daré cumplida cuenta.

Más que un accidente, una catástrofe (I)

Supongo que exceptuando gente enterada y culta, a mi el premio Nobel, como el Príncipe de Asturias de las Letras, me suele pillar a contra pelo. No te digo más que el último que me sonó fue Saramago y por cosas de mi padre que le cogió cariño hace veinte años, viajando por Portugal, como él mismo escribió por aquel entonces. Así que un año más a remolque, a leer como con vergüenza del tiempo perdido a estas nuevas dos estrellas del cielo europeo, tan índigo, tan sieso.

Te adelanto que con Herta Müller fracasé estrepitosamente, fue una lucha perdida de antemano. Abrí el libro, dos capítulos y a la lona. Y no porque escriba mal, no. Es que, ya digo, estas cosas, siempre, con el pie cambiado. Y caí, y lo cerré sin contemplaciones (El hombre es un gran faisán en el mundo, telita con el título, muy metafórico, un directo a morder el polvo). Así que en el segundo asalto con Kadaré me lo preparé a fondo: todo relax, concentración, la alfombra en plan zen y toneladas de sándalo. Y funcionó, la verdad y no porque el albano ayudara mucho, no.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: